Las primeras páginas de la novela

las primeras páginas

La novela empieza de forma bastante directa. Todos estamos acostumbrados a la violencia y he de reconocer que en “Tras la última sombra roja” hay bastante, pero creo que, al menos, no es injustificada; sirve a la trama. La violencia sin ninguna justificación a mí personalmente no me atrae, e incluso me aburre. Estoy pensando en muchas novelas y películas en las que se asesina a discreción, sin más argumento que la de un personaje loco o psicópata. Por ejemplo, en la trilogía de millenium. O en muchas películas de asesinos en serie, cuyo principal atractivo es ver de que manera retorcida se producen las muertes. Ya lo pensé cuando vi Seven y de eso hace ya muchos años. Fue de las primeras y de las mejores, pero aun así no me convence el tema. Y desde entonces ha habido asesinos en serie en tropel.

En todo caso, yo dejo aquí el texto del primer capítulo de “Tras la última sombra roja“, que sirve en definitiva para situar al lector directamente en el centro de la trama. Que cada uno juzgue por si mismo el grado de violencia, aunque parándose a pensar, no es nada tan diferente de algunas noticias que vemos cada día.

(NB: la campaña de crowdfunding sigue, para los que quieran colaborar: http://www.verkami.com/projects/13178-tras-la-ultima-sombra-roja )


**PRIMERA PARTE**

———————————————————-

Capítulo I

Marcos miró a su compañero con indiferencia. Su sensibilidad había llegado al límite. En ese momento, después de tanta brutalidad, habría sido capaz de cualquier acto sin que le causara sorpresa. Tras unos instantes se levantó y su compañero Brian le lanzó una rápida mirada antes de volver a bajar los ojos. De alguna manera los dos sabían que él era capaz de hacerlo y Brian no. Y no lo haría por salvar la vida, sino porque todo terminara de una vez. Cogió el cuchillo que había entre los dos y sin más vacilación le cortó la garganta a su compañero.

La sangre tibia le cubrió las manos y lo que quedaba de sus pantalones, uniéndose a restos de su propia sangre y a otros restos de procedencia indefinida. Brian ni siquiera volvió a levantar la vista antes de expirar. A su alrededor, Marcos oyó gritos alborotados, alguna especie de danza o celebración. Como en otras ocasiones, provenían del círculo de hombres que les rodeaba y que se abría y se estrechaba como las fauces de un animal hambriento.

Tuvo un instante de duda, incapaz de asumir que la violencia de los últimos días, lo que habían soportado todos –los niños, Laura y ellos mismos– era real. Pensó en clavarse el cuchillo pero, por algún motivo, de repente todo esfuerzo le pareció insoportable. Lo dejó caer y se quedó inmóvil, en mitad del círculo.

Un hombre se separó de la masa compacta de nativos y se dirigió hacia él moviendo los brazos y gritando. Era el negro enorme que estaba al mando de ese grupo sanguinario, y avanzaba blandiendo en su mano el subfusil del que nunca se separaba. Cada uno de sus gestos era una amenaza, una promesa de dolor y de sufrimiento. Una promesa que se cumplía siempre. No le importó. Había alcanzado un estado mental más allá de cualquier sensación que conocía.

Solo por instinto, levantó el brazo para protegerse el rostro cuando vio venir el golpe con la culata del subfusil. Apenas sintió el dolor, pero el impacto fue tan fuerte que le derribó y se hizo un ovillo en el suelo esperando la continuación de los golpes.

El gigante negro le dio una patada en los riñones, mientras seguía gesticulando y gritando en dirección a sus hombres. Recogió el cuchillo del suelo y lo alzó por encima de su cabeza, girando sobre sí mismo para que todos lo vieran. Avanzó un par de pasos y se agachó lentamente, casi con mimo, sobre cuerpo encogido del occidental. Luego, con un movimiento enérgico, hundió la daga por completo en la espalda, un poco por debajo del omoplato.

Marcos sintió un fogonazo lacerante que atravesó todas las capas de insensibilidad que su mente había formado y le devolvió súbitamente una completa lucidez. Su cerebro se llenó al instante de un odio inmenso, sobrehumano. Albergaba un único pensamiento de una intensidad casi dolorosa: esa bestia no merecía vivir, no podía vivir. Ese pensamiento fue lo único que le acompañó hasta el final y solo se fue debilitando a medida que su sangre y su vida se escapaban por la abertura de la herida.

*****

Anuncios

4 comentarios en “Las primeras páginas de la novela

  1. Esto será una incongruencia, pero a mi la violencia en el telediario me pone los pelos de punta, sin embargo en el cine y en la literatura me gusta. Pero no esa violencia gratuita con ensañamiento por regocijo y deleite del prota, al estilo Naranja mecánica, sino esa de superhéroe mártir demente que quiere salvar al mundo tratada de forma más psicológica y sin entrar en detalles escabrosos, como la cantidad de sangre salpicada y las vísceras dispersas por el suelo.
    Desde luego estas dos páginas me han enganchado y me han entrado ganas de saber de que tipo de violencia estamos hablando. Me lo leeré.
    suerte!

    Le gusta a 1 persona

  2. A mi me interesa adentrarme en las pasiones, actos y motivaciones del ser humano, por crueles, miserables, o violentas que sean. Me vienen a la cabeza novelas históricas como Les Miserables, o Crimen y Castigo, que para mí fueron viajes literarios que me hicieron aprender, pensar y crecer. Tras la última sombra roja parece un proyecto valiente, el inicio tiene buena muy pinta, y las primeras impresiones son importantes!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola,
    Estoy totalmente enganchado al libro. Ya llevo más de la mitad y no creo que tarde más de otra semana en terminarlo y eso que yo leo muy despacio. Me está gustando mucho, una historia impactante y sorprendente. Felicitaciones!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s